Menu Big Bang! News
Tecnología Conductas

Los iGen, la nueva generación en peligro por culpa de los smartphones

Los teléfonos móviles cambiaron radicalmente cada aspecto de la vida de los adolescentes, de la naturaleza de sus interacciones sociales a su salud mental. Estos cambios traen aparejadas problemáticas tales como depresión, aislamiento y hasta el suicidio.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Mientras todos hablan del fenómeno Millenial, hay una nueva subgeneración en serio peligro. Se trata de los iGen, aquellos nacidos entre 1995 y 2012, que están marcados a fuego por la irrupción de los smartphones.

Aislamiento, depresión, apatía y tendencia al suicidio son algunos de los padecimientos que aquejan a los jóvenes de este rango etario, que la experta Jean M. Twenge estudió durante un largo periodo.

celulares
Aquellos nacidos entre 1995 y 2012 son parte de la generación iGen.

En una nota periodística para el diario The Atlantic, la psicóloga y profesora de la Universidad de San Diego se preguntó ¿Qué ocurrió en 2012 para causar cambios tan dramáticos en el comportamiento de los adolescentes? Después de la Gran Recesión (en los Estados Unidos), que duró oficialmente de 2007 a 2009 se vio un fuerte efecto en Millennials, que no encontraban un lugar en la economía. En paralelo, es fue el exacto momento en que la proporción de estadounidenses que poseen un teléfono inteligente superó el 50 por ciento.

"Cuanto más me ocupaba de las actitudes y comportamientos de los adolescentes, y cuanto más hablaba con jóvenes, más claro se hacía que esta era una generación modelada por el smartphone y por el surgimiento concomitante de las redes sociales", indica la autora.  "Yo los llamo iGen. Nacidos entre 1995 y 2012, los miembros de esta generación están creciendo con teléfonos inteligentes, tienen una cuenta de Instagram antes de comenzar la escuela secundaria, y no recuerdan un momento previo a Internet. Los Millennials crecieron con la web también, pero no estuvo siempre presente en sus vidas, a la mano en todo momento, día y noche. Los miembros más antiguos de iGen eran los adolescentes tempranos cuando el iPhone fue introducido, en 2007, y estudiantes de secundaria cuando el iPad entró en escena, en 2010".

iGen
Los iGen tienden a aislarse.

Twenge explica que la llegada de los smartphones cambiaron radicalmente cada aspecto de la vida de los adolescentes, de la naturaleza de sus interacciones sociales a su salud mental. Estos cambios se dan en todos los países, ciudades, etnias y estratos sociales.

Estos jóvenes hoy se encuentran más cómodos en sus habitaciones que en una fiesta, una reunión o paseando en un coche. Como contrapartida, son menos propensos a tener accidentes físicos, ya que ni tienen interés por correr con sus vehículos o bien beber alcohol. Athena, de 13 años, contó  que había pasado la mayor parte del verano solo en su habitación con su teléfono, algo muy habitual en su generación. "El encanto de la independencia, tan poderoso para las generaciones anteriores, tiene menos influencia sobre los adolescentes de hoy", explicó.

Los adolescentes de hoy difieren de los Millennials no sólo en sus puntos de vista sino en cómo pasan su tiempo. Las experiencias que tienen todos los días son radicalmente diferentes de los de la generación que llegó a la edad de unos pocos años antes de ellos.

igen
El tiempo entre pares a través de los años.

Es así que, psicológicamente los iGen, son más vulnerables que Millennials: las tasas de depresión y suicidio de adolescentes se han disparado desde 2011. "No es una exageración describir iGen como estar al borde de la peor crisis de salud mental en décadas. Gran parte de este deterioro se puede atribuir a sus teléfonos", dice Twenge.

A su vez remarca la idea de que, los estilos de crianza de los hijos continúan cambiando, al igual que los programas escolares y la cultura, y estas cosas son importantes. Pero "el aumento de teléfonos inteligentes y los medios de comunicación social ha causado un terremoto de una magnitud que no hemos visto en mucho tiempo, si es que nunca. Hay pruebas convincentes de que los dispositivos que hemos colocado en las manos de los jóvenes están teniendo profundos efectos en sus vidas y que los hacen seriamente infelices".

También se ha dado una disminución  de citas y de la actividad sexual. Que la cantidad de sexo adolescente se haya reducido, muchos lo ven como una de las tendencias más positivas en los últimos años: La tasa de natalidad adolescente alcanzó un mínimo histórico en 2016, un 67 % desde su pico moderno, en 1991.

"La independencia no es libre; necesitas algo de dinero en tu bolsillo. En épocas anteriores, los niños trabajaban en gran número, deseosos de financiar su libertad o estimulados por sus padres para aprender el valor de un dólar. Pero los adolescentes de iGen no están trabajando (o administrando su propio dinero) tanto", remarca la psicóloga. Así el número de estudiantes de octavo grado que trabajan por remuneración se ha reducido a la mitad. Estos descensos se aceleraron durante la Gran Recesión, pero el empleo de adolescentes no se ha recuperado, a pesar de la disponibilidad de empleo. Por supuesto, aplazar las responsabilidades de la edad adulta no es una innovación iGen. 

igen
Los jóvenes prefieren estar en casa de sus padres que salir al mundo adulto.

¿Por qué los adolescentes de hoy esperan más tiempo para asumir las responsabilidades y los placeres de la edad adulta? Los cambios en la economía, y la crianza de los hijos, ciertamente juegan un papel. En una economía de la información que recompensa la educación superior más que la historia de trabajo temprana, los padres pueden estar inclinados a animar a sus hijos a quedarse en casa y estudiar en lugar de obtener un trabajo. Los adolescentes, a su vez, parecen estar satisfechos con este arreglo, no porque sean tan estudiosos, sino porque su vida social se vive por teléfono. No necesitan salir de casa para pasar tiempo con sus amigos.

Los Riesgos

La psicóloga se pregunta entonces, ¿qué están haciendo con todo ese tiempo? "Están en su teléfono, en su habitación, solos y a menudo angustiados".

A pesar de pasar mucho más tiempo bajo el mismo techo que sus padres, los adolescentes de hoy día difícilmente puedan decir que están más cerca de ellos, que sus predecesores. "He visto a mis amigos con sus familias, no les hablan", refirió Athena. "Sólo dicen 'bien, bien, lo que sea' mientras están en sus teléfonos. No prestan atención a su familia. "Al igual que sus compañeros, Athena es una experta en responder a sus padres para poder centrarse en su teléfono. "He estado en mi teléfono más de lo que he estado con la gente real", dijo. "Mi cama tiene, como, una huella de mi cuerpo", explica en la nota.

suicidio adolesente
Cuando los adolescentes pasan más tiempo con los teléfonos inteligentes, la soledad es más común.

El número de adolescentes que se reúnen con sus amigos casi todos los días se redujo en más del 40 % entre 2000 y 2015. Todos los lugares de esparcimiento fueron reemplazados por espacios virtuales a los que se accede a través de aplicaciones y la web.

"Se podría esperar que los adolescentes pasan tanto tiempo en estos nuevos espacios porque les hace felices, pero la mayoría de los datos sugieren que no", dice TwengeLa encuesta Monitoring the Future, financiada por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas y diseñada para ser representativa a nivel nacional. Los resultados no pueden ser más claros: los adolescentes que pasan más tiempo que el promedio en las actividades de la pantalla son más propensos a ser infelices.

No hay una sola excepción. Todas las actividades de la pantalla están vinculadas a menos felicidad, y todas las actividades sin pantalla están vinculadas a más felicidad. Los estudiantes de octavo grado que pasan 10 o más horas a la semana en las redes sociales son 56 % más propensos a decir que son infelices que aquellos que dedican menos tiempo a las redes sociales. Es cierto que 10 horas a la semana es mucho. Pero los que pasan de seis a nueve horas a la semana en las redes sociales siguen siendo 47 % más propensos a decir que son infelices que los que utilizan las redes sociales aún menos. Esto se refuerza con la idea de que "cuanto más tiempo pasan los adolescentes mirando las pantallas, más probable es que reporten síntomas de depresión".

Los sitios de redes sociales como Facebook prometen conectase entre amigos. "Los adolescentes que visitan los sitios de redes sociales todos los días pero ven a sus amigos en persona con menos frecuencia son los más propensos a estar de acuerdo con las declaraciones "Muchas veces me siento solo", "a menudo me siento excluido de las cosas" y "a menudo Desearía haber tenido más buenos amigos ". Los sentimientos de soledad de los adolescentes aumentaron en 2013 y se han mantenido altos desde entonces.

igen3
Quienes pasan más de 3 horas con dispositivos electrónicos tienen 35% más probabilidades de tener riesgo de suicidio.

La especialista explica que a nivel generacional, cuando los adolescentes pasan más tiempo en los teléfonos inteligentes y menos tiempo en las interacciones sociales en persona, la soledad es más común. "Lo mismo ocurre con la depresión. Una vez más, el efecto de las actividades de la pantalla es inconfundible: Cuanto más tiempo los adolescentes pasan mirando las pantallas, más probabilidades tienen de reportar síntomas de depresión", detalla.

Los adolescentes que pasan tres horas al día o más en dispositivos electrónicos tienen 35 % más probabilidades de tener un factor de riesgo de suicidio, como hacer un plan de suicidio. "Como los adolescentes han comenzado a pasar menos tiempo juntos, se han vuelto menos propensos a matar unos a otros, y más propensos a suicidarse. En 2011, por primera vez en 24 años, la tasa de suicidios de adolescentes fue mayor que la tasa de homicidios en adolescentes", indica la profesional.

igen
La sensación de soledad aumenta al mirar las redes sociales de los otros.

Los adolescentes de hoy pueden ir a menos partidos y pasar menos tiempo juntos en persona, pero cuando se reúnen, documentan sus lugares sin descanso en Snapchat, Instagram o Facebook. Los que no están invitados son muy conscientes de ello. En consecuencia, el número de adolescentes que se sienten excluidos ha alcanzado máximos históricos en todos los grupos de edad. Al igual que el aumento de la soledad, el auge de la sensación omitida ha sido rápido y significativo.

Medios de comunicación social imponen un impuesto psíquico sobre la adolescente que hace una publicación, ya que ansiosamente esperan la afirmación de comentarios y aprobaciones. Cuando Athena publica fotos en Instagram, dice que se siente "nerviosa por lo que la gente piensa y va a decir. A veces me fastidia cuando no tengo una cierta cantidad de gustos en una foto ".

Los síntomas depresivos de los niños aumentaron un 21% entre 2012 y 2015, mientras que las niñas aumentaron en un 50%, más del doble. 

Entre las consecuencias más graves para este segmento se encuentra el acoso cibernético y lo propensos que se encuentran a experimentarlos. Los niños tienden a intimidarse físicamente, mientras que las niñas son más propensas a hacerlo por socavar la condición social o las relaciones de la víctima. Las redes sociales dan a las niñas de escuelas intermedias y secundarias una plataforma sobre la que llevar a cabo el estilo de agresión que favorecen, excluyendo y excluyendo a otras chicas las veinticuatro horas del día. Por supuesto, las empresas de medios sociales son conscientes de estos problemas y, en un grado u otro, se han esforzado por evitar el acoso cibernético.

dormir con celular
Los smartphones traen aparejados problemas de sueño.

También los celulares son los grandes causantes de los problemas de sueño, pero esto ocurre en todas las edades. La propia Twenge le pregunté a sus estudiantes de pregrado en la Universidad  lo que hacen con su teléfono mientras duermen. Sus respuestas eran casi las de un obsesivo. Casi todos dormían con su teléfono, poniéndolo debajo de la almohada, en el colchón, o por lo menos al alcance de la mano de la cama. Todos chequeaban sus redes sociales justo antes de dormir, y al despertar lo primero que hacían era agarrar su teléfono (todos ellos lo usaban como despertador). Así, su celular fue lo último que vieron antes de irse a dormir y lo primero que vieron cuando despertaron. Si despertaban en medio de la noche, a menudo terminaban mirando su teléfono.

La especialista concluye en que la adolescencia es un momento clave para desarrollar habilidades sociales; como los adolescentes pasan menos tiempo con sus amigos cara a cara, tienen menos oportunidades para practicarlos. "En la próxima década, podemos ver más adultos que conocen el emoji adecuado para una situación, pero no la expresión facial adecuada", reflexiona.