Menu Big Bang! News
Show Exclusivo

Escándalo en Dubai: Rocío apareció en la mansión de Diego y estalló todo

Fue para explicar el presunto affaire con Centurión. Champagne, sexo y más peleas en la “reconciliación” por la que pocos apuestan.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Después de que Diego Maradonapidiera la cabeza” de Ricardo Centurión por un presunto affaire con Rocío Oliva, la rubia armó el lunes las valijas y “se mandó sola” a Dubai para explicarle la situación al ex futbolista. El reencuentro fue, en principio, apasionado. Hubo champagne y hasta sexo en la pileta. Pero, ¿durará?

Rocío viajó el lunes a Dubai para "explicarle a Diego" la situación con Centurión.

El escándalo estalló cuando llegó a oídos de Maradona que Oliva había mantenido un apasionado encuentro con uno de los delanteros de Boca. “Los traidores tienen que pagar. Yo no le miro la mujer a nadie”, disparó el “Diez” y, según trascendió, se habría comunicado con los directivos del club para “eliminarlo del plantel”.

Diego habría pedido la cabeza de Centurión a los directivos de Boca por "traidor".

Rocío, que por esos días enfrentaba la denuncia penal de las hijas mayores de Diego por amenazas, no dudó: se sacó un pasaje de la aerolínea Emirates y “apareció de la nada” en la mansión que Diego alquila en el exclusivo complejo Jumeirah de Dubai.

Rocío, desde la Ricchieri, en camino a Ezeiza, anticipó: "Hay que ser feliz en este mundo, porque los que no son felices se la pasan jodiendo a los demás".

Rocío había anticipado su movida desde la Autopista Ricchieri. "Hay que ser feliz en este mundo, porque los que no son felices se la pasan jodiendo a los demás", denunció y publicó una foto rumbo al aeropuerto internacional de Ezeiza.

Gianinna y Dalma denunciaron esta semana a Rocío por amenazas.

“Se mandó sola. Diego no le mandó ningún pasaje. No sabía nada”, confirman a BigBang desde el entorno del ex futbolista. Y, así, el lunes por la noche sonó el timbre. “Quiero aclarar las cosas”, le habría dicho la rubia e hizo su ingreso triunfal a la mansión.

Diego la recibió en su mansión y hubo reconciliación. Pocos creen que durará.

La pasión no tardó en desatarse. “Diego es así. Hablaron tomando champagne en la pileta, pasó de todo”, reconocen, aunque advierten: “Con ellos nunca se sabe qué es lo que va a pasar. Es como Disney. Tal vez en tres días se enoja de nuevo por lo de Centurión y la manda de vuelta”.

El motivo del enojo que los llevó a distanciarse fue claro: a Maradona le llegaron muchos rumores de infidelidades durante su última visita al país. “Venía re cascoteada la relación, mucho puterío, muchas peleas. No tuvo nada que ver lo de las hijas, ellos ya venían mal desde hacía tiempo”, suman.

La reconciliación de Diego deja en jaque el buen vínculo que había logrado con sus hijas.

Pero, pese a todo, nunca hicieron oficial su separación. Rocío, de hecho, mantuvo la puerta abierta, pese a que el propio Maradona le había dado el visto bueno a Dalma y a Gianinna para que avanzaran con la presentación judicial en su contra. “Hablaban cada tanto. Algún que otro mensaje, pero nada más”, insisten.

¿Cuál es el problema ahora? Según trascendió, las hijas mayores del “Diez” estarían indignadas con el acercamiento entre su padre y la mujer a la que hace sólo dos días llevaron a la Justicia. “Se va a armar un quilombo bárbaro. Puede que las chicas viajen para allá y estalla todo”, anticiparon desde el entorno de Maradona.